Historia de un episodio psicóticoSin categorizar

LA “LOCURA”: UN EXTREMO DE LA PLENA LUCIDEZ. PARTE 10

By 7 noviembre, 2015 2 Comments

Parte 10: Pregunta mortal que me otorgó mi libertad

LA “LOCURA”- UN EXTREMO DE LA PLENA LUCIDEZ. PARTE 10

…me miró a los ojos con amor puro, sin una sola intención de juicio, sin un solo reproche cual Christopher Scott Kyle, o mejor conocido como ‘El demonio de Ramadi’ Sus labios se entreabrieron y de su boca salió la pregunta letal.

¿Hija eres feliz?

Peor que un golpe con un mazo en la mano, peor que un insulto al estilo Lady Tabares, la famosa vendedora de rosas, esa pregunta se clavó en mi corazón, en mi conciencia y hasta me removió el inconsciente, en un solo llanto encontré la puerta que mi cabeza y corazón pedían a gritos pero mi voz no era fuerte para comunicarlo.

Si señores, yo toda una comunicadora con el mejor promedio de la Sabana, no era capaz de expresar mi más grande frustración. Como una bebé que le quitan su juguete favorito caí en un llanto profundo. Comprendí que no era feliz y este era el momento que necesitaba. Levante mi mirada y con voz algo temblorosa respondí: – No mamá, yo no soy feliz.

Inmediatamente de mi cabeza salieron todas las ideas que tuve reprimidas desde que decidí tomar esa serie de decisiones. Yo me quería quedar en Colombia, que siempre tuve pavor del fracaso y por eso no me había separado y que tristemente me mortificaba mucho lo que dijera la gente.

Así que con un abrazo maternal único, el mismo que se da a un recién nacido cuando su mamá lo lleva junto a su pecho y sus latidos calman la angustia de llegar a un nuevo mundo. Así me sentí cuando 28 años después mi mamá repetía esa dosis de amor y me llevo a encontrar mi respuesta.

Decidí quedarme en Colombia y no iba a dejar que nadie ni nada me quitará la felicidad de nuevo.

Pues así nuevamente mi vida dio un giro de 180 grados. Estaba feliz porque en noviembre iba a poder hacer el curso que toda mi familia había hecho y del cual mi mamá y Peter eran mis más fuertes ángeles. LVC, líderes visión Colombia, vale la pena resaltar que le dije no mil veces y no estoy exagerando, dejaba de hablar con mi mamá cada vez que me lo nombraba. Sin embargo, el maestro solo llega cuando el alumno está preparado, y era consciente que necesitaba ayuda y la estaba pidiendo como un grito desesperado. Si no conoces el proceso te invito a que no juzgues sin conocer y te des la oportunidad de poder hablar de algo que sabes y para los que lo conocen yo llegué muy feliz a inscribirme, sin embargo Peter me llevó y como ya eran tan famosos por el “clan Vanegas” pudo entrar directo a hablar con Patty y Juan Camilo. Me reuní con Juan Camilo y me explicó que yo no podía ingresar al proceso sin autorización previa de mi médico psiquiatra puesto que me encontraba medicada y saliendo de un episodio psicótico (sí psicótico y créanme que hoy esa palabra a mi también me asusta) Con una tristeza en mis ojos debí aceptar la decisión. Hoy estoy más que agradecida por haber recibido ese no, pues de lo contrario no hubiese conocido a mi gran amor. Y díganme si Dios no orquesta todo a la perfección.

Mi mamá y Peter me dijeron que debía ser paciente y enseguida saqué la cita con el Dr. Encargado de mi tratamiento. Con todo el respeto de la profesión y un respeto mayor ligado a un conocimiento, en lo que a mí concierne y a mis seres más cercanos, a no ser de una emergencia y un caso que requiere intervención inmediata, los psiquiatras (tradicionalistas) de la mano de la medicina son la peor toxina para el organismo. Yo iba juiciosa, el “doctor” me escuchaba, cada día menos tiempo y obvio el pago era el mismo, su agenda era infalible pues me recomendó verlo ya no solo una vez, sino dos, con un diagnóstico de medicamentos por 3 años y todo esto fue suficiente para que tomara una decisión.

https://www.youtube.com/watch?v=2jSKMoXTvaQ

Le conté del curso, me dijo que estaba lista para tomarlo, que me veía muy bien. Me dio el documento que requería y también le comenté que no quería seguir con la terapia. Muy respetuoso acepto mi decisión. Luego me pegue, del médico, analista, consejero, padre, más poderoso que existe. Así fue como con la bendición de Dios y la guía de Peter decidí dejar las pastillas y no permitiría que siguieran contaminando mi cuerpo y las deje, mucho más pronto que el diagnóstico de Londres y Colombia.

La mano de Dios nunca me abandono, así yo estuviera alejada o fuera una hija ingrata. Sin buscarlo pero con todo el conocimiento ávido de aplicación se me presentó una oferta laboral el 11 de noviembre de 2014 por medio de un mensaje en LinkedIn que decía algo como que mí perfil era interesante por la mezcla con el derecho y en donde podía aplicar un plan de mercadeo innovador. Me encontraba en la sala con mis papás y aunque me dio un poco de miedo, ellos me alentaron y apoyaron, me dijeron que estaba en todas las capacidades de dar lo mejor. El cuartel de ángeles que me protege es muy fuerte permitiéndome concluir hoy en día tres cosas:

  1. Estar ocupado y que tu mente tenga una meta diaria al levantarte, eso es vida y la mejor medicina para cualquier enfermedad.
  1. Aunque tengas miedo de nuevos retos, si crees en ti, todo se puede lograr. Por eso está frase es el mejor motivador para cualquier tarea nueva: “Hay que tener fe en si mismo. Ahí reside el secreto. “Aun cuando estaba en el orfanato y recorría las calles buscando qué comer para vivir, incluso entonces, me consideraba el actor más grande del mundo. Sin la absoluta confianza en sí mismo, uno está destinado al fracaso”. Charles Chaplin
  1. El ejercicio es fundamental y un aliado contundente que te ayuda a salir de la crisis.

De esa manera y con la motivación por todos lados pujando, me reuní con mi actual jefe. Me hizo una propuesta inicial de hacerle por el primer mes una consultoría externa de comunicaciones y mercadeo. Debía presentarle un plan. Si el plan le gustaba me contrataba para que lo ejecutara como asistente. Soy honesta y sentí miedo de no poder, sin embargo, mis ángeles no me dejaron, mi mamá es la primera y la más fiel fan que tengo, así que sin descanso me motivaba a hacerlo. Peter, mi padre por elección, que me daba guías y me regaló un libro para hacer toda la propuesta. Y Manuel, mi papá y yo su fiel copia, me llevó de la mano como a un niño pequeño en todo ese diagnóstico. Nos reuníamos por horas y horas desarrollando cada punto, enseñándome su experticia y dejándome tareas que hoy en día se transformaron en un conocimiento invaluable. De esa manera más preparada que un yogurt presenté el proyecto el 12 de diciembre.

Bueno me salté un poco la historia. Vuelvo a los primeros días del mes más fiestero del año. Feliz, ansiosa y con muchas expectativas llegué ese 5 de diciembre de 2015 a LVC, mucha gente, muchas historias, muchos estratos, definitivamente es la vida a escala. Me correspondió un coach amoroso y yo era una esponja que estaba completamente dispuesta a recibir toda la información. Yo hice click desde que crucé la puerta, sabía lo que quería, simplemente dar un salto cuántico que me permitiera mirar un día el pasado y limitarme a dar gracias, ni llorar ni lamentarme, solo quería gratitud y entender en ese momento el ¿por qué yo? y ¿por qué a mí? Así que sin más preámbulo hice parte de LVC 73. También tengo mis apreciaciones y estoy firmemente convencida que no es para todo el mundo, sin embargo jamás negaré que llegó en el momento justo para brindarme las herramientas necesarias. Doy gracias a Dios porque yo me encontraba en un estado de conciencia bastante alto y toda información que recibía era un regalo que sabía aprovechar. Esta historia da para otra entrada pero a groso modo menciono que conocí a mi amor eterno. Óscar Eduardo Bejarano Cabrera, a.k.a el Pollo. El sábado le pedí las canciones del taller porque me habían gustado mucho, y fue su excusa perfecta para hablarme por Facebook. Ahí encontramos cosas en común, sobre todo tres palabras, Paintball, Unique y Millonarios. Pues así construimos nuestra propia historia despojándonos de dos pasados, de ataduras, de etiquetas y rompiendo nuestros propios paradigmas, con sus palabras, como me lo dijo, llegó a mi vida un príncipe azul, con un castillo y contador de historias en donde mutuamente nos empujamos para rediseñarnos y lograr la mejor versión de cada uno.

Terminé mi básico, en un horizonte lejano empecé a divisar una luz que guiaría el camino que yo había elegido. Muchas veces nos cargamos emocionalmente y estamos tan ocupados en el mundo que ni lo percibimos. Era tanto el bloqueo que tenía, que mi síntoma y prueba de mujer que mensualmente me recordaba el privilegio que Dios me había otorgado, se había esfumado, escondida entre los muros del miedo y una pésima autoestima ni yo misma quería reconocer mi feminidad. Así fue como a un rio al que le han cerrado su cauce pide libertad, mi amiga mensual hizo su llegada para recordarme que el control de mi vida lo debía tener yo y que nunca, nunca más lo debía ni soltar ni ceder por encima de mis principios fundamentales. Luego de disponerme para recibir tanto amor, mi felicidad se completó al ver a mi familia, amor, flores, cartas y abrazos que me atravesaron el alma para recordar siempre que no tenemos ex primos, ex tíos o ex padres, por el contrario la sangre siempre estará ahí para apoyar, recibir, perdonar y amar. Era el inicio de una aventura hermosa y completamente mágica, en donde los ingredientes que le ponen picante a mi vida estaban presentes todo el tiempo: la sorpresa y la muestra de amor incondicional.

FrutoBendito

Author FrutoBendito

More posts by FrutoBendito

Join the discussion 2 Comments

  • Vivian Cubillos dice:

    Cami he seguido tus publicaciones y hoy siento que ahora te conozco mucho más, eres una mujer muy valiente y mereces la felicidad que estás viviendo. Me encanta saber que en la escritura encontraste un refugio, un escape y sobre todo una forma de ayudar a otros. Un abrazo.

Leave a Reply